Ríos caudalosos, montañas que protegen la ciudad y fiestas todas las noches nos invitan a subirnos a un bote, ponernos una botas y esperar que la noche nunca termine para atraparnos en la mistica de nuestra ciudad